• reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 00
  • reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 01
  • reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 09
  • reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 02
  • reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 03
  • reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 04
  • reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 05
  • reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 06
  • reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 07
  • reportaje fotos niños estudio fotográfico Madrid mimamiphoto 08

Fotos de Niños en Madrid

Retratar a niños es una de mis pasiones. El reportaje de fotos de niños es uno de los que personalmente me aporta más satisfacciones. Tanto por el resultado, como por el proceso.
Durante la sesión de fotos, los niños ya son modelos independientes que te ofrecen mil posibilidades de encuadres, gestos, momentos divertidos… No tienes que colocarlos, no buscas la pose perfecta, dejas que actúen por ellos mismos. Pero tú les tienes que guiar, con paciencia y ternura, con juegos y descansos, con caras y comentarios graciosos. Para que dejen de verte como una extraña y te conviertas en su compañera de juego.
Todo ello lograrlo como si tú no estuvieras en escena, hacerte invisible para retratarles en su mini mundo. No busco que miren siempre a cámara, no busco que sonrían constantemente. Y así, de esta manera encuentras naturalidad, improvisación, instantes íntimos, sonrisas y carcajadas, primeros planos de miradas que lo dicen todo.
No es fácil conseguirlo de primeras, lleva su tiempo. Tienes que conectar con ellos, ganarte su confianza, que te vean como una amiga y que sientan que están allí para pasárselo bien.
Es cansado, cierto. Tienes que armarte de paciencia y no forzarles. Dejar que fluyan los momentos. En ocasiones pasan de la risa al llanto o viceversa. Tienes que parar, descansar y conseguir volver a engancharles. Pero merece la pena por el resultado final.

Fotógrafa de Niños en Madrid

Muchos de mis clientes me preguntan antes de realizar la sesión, que cómo les fotografío con un determinado gesto y pose, que cómo consigo que estén quietos. Me comentan que para los papás es prácticamente imposible hacerlo en casa. Y les digo, que yo no consigo que estén quietos, que es fruto de empatizar con ellos, de muchos disparos y mucha paciencia y que tarde o temprano me ofrecen ellos solos lo que la cámara quiere.
Me encantan los niños, tengo la suerte de tener dos preciosos y tiernos hijos, Noa y Bruno. Son mis mejores modelos y aunque a veces se cansan de la pesada de su mamá fotógrafa, acabamos echándonos unas risas. Es un placer fotografiarles, fotografiar su amor, su complicidad.
Y este placer lo transfiero a mis pequeños clientes. Tanto si son hijos únicos, como si son hermanos.

¿Nos pasamos un buen rato?